Por qué utilizar un serum antioxidante

Los antioxidantes son considerados como auténticas “super” moléculas capaces de combatir o ralentizar el proceso de oxidación natural de las células. Un proceso de oxidación, dicho sea de paso, que puede acelerarse como consecuencia de la acción negativa de los radicales libres. De hecho, se trata de un proceso normal que ocurre por la producción […]

Los antioxidantes son considerados como auténticas “super” moléculas capaces de combatir o ralentizar el proceso de oxidación natural de las células. Un proceso de oxidación, dicho sea de paso, que puede acelerarse como consecuencia de la acción negativa de los radicales libres.

De hecho, se trata de un proceso normal que ocurre por la producción de agentes oxidantes, los cuales, cuando son producidos en exceso, tienden a atacar las diferentes células del cuerpo, y, en particular, a la piel (epidermis), ocasionando un envejecimiento prematuro cutáneo.

Con el paso de los años, es normal que la piel se deteriore. Pero, cuando la acción de los radicales libres tiende a ser muy excesiva, en realidad ese envejecimiento natural se produce mucho más rápido.

Y es cierto que la vida moderna no ayuda mucho. La exposición habitual e igualmente excesiva a los rayos ultravioleta, la contaminación ambiental, seguir una dieta poco equilibrada y mal sana, el sedentarismo, la falta de sueño y el estrés influyen de forma muy negativa.

Al final, la acumulación de todas las agresiones externas (no solo como consecuencia de la contaminación ambiental) aumenta esta producción de radicales libres.

Y, al final, se acaba acelerando la aparición de los diferentes signos del envejecimiento, tales como líneas finas y arrugas, manchas oscuras, flacidez, falta de luminosidad y, finalmente, de firmeza.

Descubre: 5 Mejores serums antioxidantes

¿Cuáles son los efectos del sérum antioxidante en la piel?

Es cierto que si sigues una rutina de cuidado de la piel de forma regular y diaria, el uso de cualquier tratamiento enriquecido con antioxidantes siempre ayudará a proporcionar excelentes beneficios para la salud de la piel.

Esto significa que podemos optar por el uso de tónicos faciales antioxidantes y cremas hidratantes y / o antiedad enriquecidas con antioxidantes, lo que permite que la epidermis pueda ser capaz de defenderse de forma mucho más eficaz, conservando toda su juventud y belleza por más tiempo.

Pero en el caso de un sérum antioxidante no hay duda que sus beneficios pueden llegar a ser mayores, gracias precisamente a las propias características que hacen del sérum un producto diferente y, por qué no, indispensable en cualquier régimen de belleza.

Debemos tener en cuenta que un sérum es un producto ligero, con una fórmula enriquecida con ingredientes activos que se encuentran presentes en altas concentraciones.

Esto hace que, en todas las ocasiones, solo con unas pocas gotas de producto podamos proporcionar a la piel una enorme cantidad de principios activos. Lo que, unido a su consistencia, es de mucha ayuda para que su aplicación sea más sencilla, y su absorción bastante más rápida.

Si tenemos en cuenta que los antioxidantes son imprescindibles como principios activos para proteger la piel del envejecimiento natural y contra la acción negativa de los radicales libres.

Todo ello gracias a que los sérums faciales son productos para el cuidado de la piel con una concentración bastante elevada, que proporcionan cantidades muy altas de ingredientes que proporcionan muchos beneficios.

No te pierdas: 5 Mejores serums con Vitamina C

Por qué y para qué usar un sérum antioxidante

Lo cierto es que cualquier tipo de piel puede aprovecharse al máximo de todos los efectos beneficiosos y las diferentes cualidades que proporcionan los sérums antioxidantes. Y es que, como es lógico imaginar, cualquier tipo de piel se ve afectado por el paso del tiempo y, sobre todo, por la sobreproducción de radicales libres.

De hecho, todas las pieles envejecen tarde o temprano, e incluso quienes tienen la piel normal pueden acabar sufriendo las consecuencias y efectos negativos de los radicales libres, dado que tienden a oxidar las células e influir en la formación de un envejecimiento mucho más prematuro.

Por todo ello, dado que nuestro cuerpo produce radicales libres en respuesta al estrés, la exposición al sol y otros factores ambientales, muchos sérums antioxidantes se convierten en el arma contra estas moléculas y contra el propio envejecimiento cutáneo.

Por qué usar un serum antioxidante

De ahí que muchos expertos indiquen que es perfectamente posible utilizar un suero antioxidante tan pronto como cumplamos los 20 años de edad. Y es que, en lo que al cuidado de la piel se refiere, no hay duda que la prevención es clave en la lucha contra el envejecimiento.

Cargar la piel con antioxidantes naturales se convierte, es más, en una de las mejores formas para prevenir la descomposición del colágeno y la elastina, cuya producción empieza a ralentizarse desde los 25 años de edad (efectivamente, esto es mucho tiempo antes de que empiecen a aparecer las primeras líneas finas, y también las arrugas más profundas).

Lo cierto es que, en muchas ocasiones, muchos de los sérums antioxidantes también contienen ingredientes hidratantes, lo que confiere igualmente excelentes beneficios a la piel, ayudando a prevenir el envejecimiento prematuro.

Como señalan muchos dermatólogos, para prevenir el envejecimiento prematuro es esencial proteger y cuidar la piel al máximo, y esto supone proporcionarle todo un conjunto de principios activos naturales que ayuden a hidratar, proteger y nutrirla al máximo.

En el caso de la hidratación, por ejemplo, no hay nada mejor para reducir el riesgo de fotoenvejecimiento (envejecimiento acelerado causado por la exposición solar) o del propio envejecimiento prematuro en sí, que mantener la piel debidamente hidratada.

Y es que se sabe, y se ha demostrado, que una piel habitualmente seca y deshidratada suele presentar una mayor predisposición para la aparición de algunos de los principales signos de la edad, como arrugas y líneas finas, flacidez y, también, manchas oscuras.

Eso sí, es necesario tener en cuenta qué ingredientes activos podemos encontrar en la mayoría de los sérums antioxidantes, por lo que debemos prestar especial atención a cuáles son los más comunes, útiles y efectivos:

  • Vitamina C: Actúa como antioxidante natural. Además, combate el daño de los radicales libres al ayudar al proceso de regeneración de la piel, de forma totalmente natural. Es hidratante y estimula la producción de nuevo colágeno.
  • Vitamina E: Se trata posiblemente de uno de los ingredientes activos más conocidos por sus cualidades antioxidantes. Ayuda a proteger contra el daño oxidativo y la radiación ultravioleta. Además, actúa naturalmente como conservante.
  • Ácido hialurónico: Aunque técnicamente no es un antioxidante, sí lo encontramos en muchos sérums con esta cualidad, gracias a que ayuda a retener la humedad y calmar la piel seca, combatiendo algunos de los principales signos del envejecimiento. Podemos encontrarlo de bajo peso molecular, intermedio y alto peso molecular. Lo ideal es que, al menos, la fórmula contenga hialurónico de bajo y alto peso molecular.
  • Ácido glicólico: Como ocurre con el anterior, aunque es cierto que no se trata de un ingrediente activo con efecto antioxidante, sí es un exfoliante químico útil para eliminar las células muertas de la piel, de manera que es de cierta utilidad a la hora de conseguir que los ingredientes antioxidantes sí actúen de forma eficiente en la piel.

También podemos mencionar otros ingredientes comunes en las fórmulas de muchos sueros antioxidantes. Un buen ejemplo lo encontramos en el té verde, repleto de una enorme cantidad de antioxidantes, útiles para limpiar y desintoxicar la piel de forma natural, aumentando la inmunidad cutánea.

La vitamina B3, también conocida como niacinamida, por ejemplo, es otra opción útil porque tiene propiedades antiinflamatorias y es de mucha utilidad para mejorar la elasticidad de la piel, ideal, por tanto, para quienes tienen una piel con cierta propensión al acné.

En cualquier caso, si lo que deseamos es proporcionar a nuestra piel todo un conjunto de beneficios antioxidantes, lo ideal es que nuestra rutina se base en el uso de productos con fórmulas antioxidantes. Lo que involucra no solo al sérum facial.

Por ejemplo, puedes optar por cremas hidratantes antioxidantes, que contengan ingredientes activos con este efecto, como la vitamina C, polifenoles, vitamina E, carotenoides y ciertos minerales (como zinc, cobre y selenio) que además tienden a aumentar el poder antioxidante del cuidado facial.

Lee también: Cómo aplicar el sérum

Cómo debes usar tu sérum antioxidante correctamente

Como ocurre con otros tipos de sérums, a la hora de disfrutar de las diferentes cualidades que puede llegar a proporcionar un suero antioxidante, es esencial usarlo correctamente. Y esto implica conocer en qué momento del régimen de belleza es oportuno aplicarlo.

El orden en el que aplicamos los productos para el cuidado de la piel tiene un impacto en la efectividad general de cada producto. Y, lo que es aún más importante, algunos productos tienen la capacidad de preparar la piel, haciéndola más receptiva para el resto de la rutina.

Los sérums antioxidantes, al igual que cualquier otro sérum, deben aplicarse después de la limpieza y cualquier otro producto de tratamiento facial (como el tónico o el gel para tratar el acné), pero antes del contorno de ojos y de la crema hidratante.

Para aplicarlo, basta con colocar unas gotas en las yemas de los dedos y aplicarlo con suavidad en la piel seca y limpia, lo que ayudará a que el producto en cuestión sea mejor absorbido por la piel.

Después de responderte a la pregunta por qué utilizar un sérum antioxidante, no olvides que su uso correcto, y su inclusión oportuna en la rutina de cuidado de la piel, es fundamental para disfrutar de sus beneficios.

También te puede interesar