Protector solar biodegradable: qué es y todos sus beneficios

Cada verano, mientras se avecinan las horas de natación en la playa o en la piscina, es conveniente recordar los riesgos asociados al sol. Y el uso de un buen protector solar debe mantenerse no solo durante el período de vacaciones, sino durante todo el año. En esta ocasión queremos conocer más sobre el protector […]

Cada verano, mientras se avecinan las horas de natación en la playa o en la piscina, es conveniente recordar los riesgos asociados al sol. Y el uso de un buen protector solar debe mantenerse no solo durante el período de vacaciones, sino durante todo el año. En esta ocasión queremos conocer más sobre el protector solar biodegradable: qué es y todos sus beneficios.

Aún cuando la piel bronceada, morena y más oscura tiende a ser menos susceptible a las quemaduras solares, nunca estará protegida contra el cáncer cutáneo a menos que utilicemos siempre un buen protector solar, y lo apliquemos cuando salgamos de casa o siempre que sea necesario.

No en vano, el sol envía tres tipos de rayos ultravioleta con distintas longitudes de onda: UVA, UVB y UVC. Aunque estos últimos no atraviesan la capa de ozono y no llegan a nuestra piel, los rayos UVB (aún cuando representen el 2% de los rayos), no solo nos broncean, sino que son la causa directa de la formación de quemaduras solares.

Esto es debido a que penetran en la epidermis, pero permanecen en la epidermis, activando los melanocitos que luego producen melanina, un pigmento que colorea la epidermis.

Por el contrario, los rayos UVA, que son muchísimo más numerosos, acaban penetrando muy profundamente en la piel, hasta alcanzar la dermis. Debido a ello, pueden ocasionar daños en el ADN, y son los principales responsables del envejecimiento cutáneo.

De ahí que sea imprescindible proteger nuestra piel para que se broncee sin llegar a quemarse. Dado que, en caso de que acabe llegando al punto de quemarse, significará básicamente que ya es tarde.

Dado que en las tiendas de belleza y farmacias podemos encontrarnos con infinidad de opciones disponibles, es normal que nos surjan algunas dudas cuando vayamos a comprar uno. Por ejemplo, ¿en qué consiste un protector solar biodegradable?

Descubre: Las Mejores Cremas Solares del mercado

¿Qué es un protector solar biodegradable?

Los conocidos como protectores solares biodegradables consisten en protectores que únicamente contienen filtros solares, destacando principalmente dos: el dióxido de titanio y el óxido de zinc, que se caracterizan por ser dos de los más comunes, y que se consideran más seguros para la vida marina.

El óxido de zinc, por ejemplo, es un mineral natural capaz de absorber tanto los rayos UVA como los rayos UVB. Y es un ingrediente que me encanta, porque brinda una excelente protección de amplio espectro a la vez que mejora la función cutánea.

De esta forma, no contiene la mayoría de los ingredientes químicos que sí encontramos en el resto de los productos. Además, se considera ecológico u orgánico porque no daña la vida vegetal y animal.

Es más, suele ser tremendamente habitual pensar que el protector solar biodegradable es un protector solar común, pero que se vende en un envase biodegradable.

Otros ingredientes beneficiosos que podemos encontrar en las formulaciones de estos productos son los antioxidantes.

Dado que ningún protector solar puede bloquear completamente los rayos ultravioleta, por lo que vamos a sufrir daño oxidativo y se aumentará la producción de radicales libres (aunque en menor medida), es habitual que su fabricante añada determinados ingredientes con beneficios antioxidantes.

Dado que la sobreproducción de radicales libres aumenta cuando pasamos mucho tiempo al sol, es aquí cuando los antioxidantes son extremadamente útiles, puesto que ayudan a combatir fácilmente ese daño oxidativo.

No te pierdas: En qué fijarse a la hora de comprar un protector solar, según los dermatologos

¿Es el protector solar biodegradable tan efectivo como el protector solar clásico o tradicional?

Cuando nos planteamos la posibilidad de comprar y usar un protector solar biodegradable, es normal que nos preguntemos hasta qué punto se trata de una opción igual de efectiva que los protectores solares clásicos.

Pero la respuesta a la pregunta que nos hacemos en este apartado debe ser positiva: si en el envase nos encontramos con un factor de protección de 20, 30 o 50+, es porque cumple con los criterios exigidos, ofreciendo la garantía de una buena protección tanto contra los rayos UVA como UVB.

No obstante, podemos encontrar algunas diferencias entre los protectores solares biodegradables orgánicos y no orgánicos. Los primeros, por ejemplo, suelen tener una textura algo más pastosa, y una apariencia de característico color blanco.

Cuando el protector que escojamos tenga esta textura, debemos ser pacientes y constantes con su aplicación, ya que si no lo aplicamos bien, ni con la suficiente frecuencia, estaremos menos protegidos de la radiación ultravioleta.

Pero esto no ocurre siempre. Es más, dependerá de la marca que escojamos, ya que existen muchas opciones biodegradables con texturas en forma de gel que garantizan una sencilla aplicación.

De hecho, la efectividad de todos los protectores solares depende de su facilidad de aplicación, por lo que si no conseguimos proteger nuestra piel adecuadamente, el producto (aunque sea de calidad), no será efectivo.

La consistencia y el tiempo de secado pueden ser ligeramente distintos a los que habitualmente estamos acostumbrados, por lo que debemos seguir siempre las recomendaciones e instrucciones del fabricante tanto para su aplicación como para su reaplicación.

¿Cómo funciona?

Los protectores solares biodegradables actúan protegiendo la piel al desviar los rayos ultravioleta. Por el contrario, los protectores solares químicos funcionan absorbiendo los rayos del sol.

¿Qué ventajas y beneficios nos ofrece?

Aunque todas las personas pueden utilizarlo, es cierto que es necesario tener en cuenta nuestro tipo de piel, dado que las pieles mixtas y grasas pueden no ser muy adecuadas, puesto que al tener una textura algo más espesa tiende a taponar u obstruir los poros, causando acné y otras imperfecciones.

Por otro lado, un dermatólogo puede recomendarlo para una persona cuya piel sea alérgica, o presente algún tipo de sensibilidad al protector solar regular o común.

Pero, además de ser igual de efectivo que el resto de protectores solares comunes (siempre y cuando sean aplicados correctamente), es importante tener en cuenta un detalle importante: son opciones ideales para el medio ambiente.

¿Sabes por qué? Principalmente porque contiene fórmulas que se descomponen con el paso del tiempo, y no contienen ingredientes que, se cree, suelen ser dañinos para la vida marina. De ahí que no contengan filtros UV químicos y, en su lugar, utilicen bloqueadores minerales.

No causan toxicidad

Son adecuados para personas con la piel sensible porque, al asentarse en la superficie de la piel, no tienden a ser absorbidos en el torrente sanguíneo. Algo que no ocurre con algunos de los filtros de protección solar químicos, que sí son absorbidos por la piel y pueden entrar al torrente sanguíneo.

Qué es un protector solar biodegradable

No generan irritación

Sin tener componentes químicos nocivos, colorantes artificiales u otros subproductos, es mucho menos probable que causen irritación en la piel.

Son biodegradables

Como su propio nombre indica, el hecho de que sea “biodegradable” significa que el producto en cuestión está fabricado con ingredientes que no solo se descomponen por sí solos, sino que también tienden a descomponerse en partículas naturales inofensivas, que pueden causar cero daño al medio ambiente circundante.

Así, a diferencia de los componentes químicos, los ingredientes naturales presentes en este tipo de formulaciones pueden descomponerse con solo introducirlos en el agua, de ahí que se descompongan de forma muchísimo más rápida y eficiente, en comparación con los artificiales.

Lee también: Protector solar mineral vs químico: todas sus diferencias

Mejora la salud de la piel 

Dado que excluyen componentes químicos más agresivos, que pueden ser irritantes, es muy habitual que la piel sana e hidratada resista mucho mejor la exposición al sol, generando naturalmente un brillo más saludable.

El óxido de zinc, además, tiene la capacidad de ser eficaz para curar la piel, motivo por el cual reduce el riesgo de formación de quemaduras solares, al disminuir la sensibilidad asociada con las quemaduras solares, suavizando la piel agrietada. Y reduce la inflamación de la piel.

Ideal para embarazadas, personas con la piel sensible y niños

Es común encontrar filtros UV minerales en la composición de muchos protectores solares para bebés, dado que son muy seguros para el tipo de piel muy sensible.

Las personas con la piel delicada o reactiva tienden a revisar las etiquetas de los envases del protector solar en la búsqueda de irritantes y alérgenos. Por lo que si te encuentras delante de un protector solar biodegradable sabrás que es una opción que contiene menos o ningún elemento químico agresivo.

Mejor relación calidad precio

Dado que un buen protector solar biodegradable no suele incluir agua o rellenos sintéticos, lo más habitual es que, para el mismo volumen de protector solar, el envase tenderá a durar mucho más, además de funcionar mejor a la hora de proteger la piel (puesto que no existe una dilución de los activos SPF).

De ahí que escoger un protector de este tipo sea una excelente inversión para la salud de la piel a largo plazo.

Por lo que si después de descubrir más sobre el protector solar biodegradable: qué es y todos sus beneficios, deseas saber más, no olvides que es importantísimo analizar bien el listado de ingredientes del producto que vayas a comprar. Así estarás segura de que es una opción adecuada.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar