Todas las propiedades del aloe vera para la piel

El áloe vera se constituye como uno de los ingredientes más populares en el cuidado de la piel, especialmente a la hora de aliviar o calmar distintas afecciones, hidratar o incluso refrescarla. Te descubrimos todas las propiedades del áloe vera para la piel. El jugo de áloe vera se utiliza en una amplia variedad de […]

El áloe vera se constituye como uno de los ingredientes más populares en el cuidado de la piel, especialmente a la hora de aliviar o calmar distintas afecciones, hidratar o incluso refrescarla. Te descubrimos todas las propiedades del áloe vera para la piel.

El jugo de áloe vera se utiliza en una amplia variedad de áreas, desde el cuidado de la piel al cuidado del cabello, pasando incluso por la propia salud en general, la nutrición y el bienestar. Además, es una planta comestible versátil con muchas propiedades.

El gel de áloe vera se caracteriza por tener una consistencia muy espesa, y una apariencia transparente. Cuenta con un 98% de contenido en agua, mientras que el 2% restante son nutrientes, desde vitaminas a minerales, pasando por aminoácidos y enzimas, solo por citar algunos ejemplos.

De esta manera, mientras que el áloe vera es comestible, y puede incluso tomarse en forma de jugo, también se puede aplicar directamente sobre cualquier tipo de piel, desde pieles secas y sensibles, a pieles dañadas, maduras o grasas.

Pero, ¿cuáles son los beneficios del áloe vera en la piel? No debemos olvidarnos que se trata de una planta verdadera y completamente nutritiva, que proporciona muchas propiedades activas sobre la piel, a la vez que es muy eficaz en el tratamiento de determinadas dolencias.

Y es que esta planta es una aliada imprescindible tanto para la salud como para la belleza de la piel no solo del rostro, sino también del cuerpo.

No te pierdas: Las mejores cremas con aloe vera

Una composición muy rica en nutrientes

Es cierto que le debemos la mayor parte de los diferentes beneficios que nos proporciona el áloe vera a su composición rica en nutrientes, entre los que nos podemos encontrar:

  • Polisacáridos: responsables de la textura gelificada de la pulpa
  • Vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B9, B12 y PP
  • Aminoácidos: metionina, fenilalanina, isoleucina, hidroxiprolina, lisina, cistina, teonina, valina, prolina, serina, tirosina, ácido glutámico, alanina, arginina, glicina, histidina,…
  • Antioxidantes para combatir el envejecimiento prematuro de nuestras células
  • Minerales y oligoelementos: calcio, magnesio, potasio, manganeso, hierro, fósforo, cobre, cromo, zinc, …
  • Ácido salicílico (molécula similar a la aspirina), es antiinflamatorio y reduce el dolor.

Ayuda a mejorar la elasticidad de la piel del rostro

El gel de áloe vera promueve la producción de fibroblastos, que son las células que se encargan de la producción y posterior renovación del colágeno, una proteína importantísima para el mantenimiento de la firmeza, tersura y elasticidad cutánea.

Al participar en la renovación celular cutánea, el áloe vera puede ser de bastante utilidad a la hora de fortalecer la elasticidad de la epidermis, de forma que actúa de forma muy activa contra el envejecimiento de la piel, y la aparición tanto de las líneas de expresión como de las arrugas.

Dicho de otra forma, el áloe estimula la producción de colágeno, de forma que aprieta los tejidos y ayuda a combatir, de forma totalmente natural, los signos del envejecimiento.

En resumidas cuentas, la piel queda mucho más joven y firme gracias a este remedio cien por cien natural, motivo por el cual es tremendamente común encontrar el áloe vera como un ingrediente habitual en infinidad de cremas y otros productos diseñados para el cuidado de la piel.

Ideal para la piel grasa

¿Sabías que el áloe vera y la piel grasa no tienen por qué excluirse mutuamente? Al contrario, incluso podemos decir que este componente natural es una solución muy simple para equilibrar la piel.

De hecho, si la planta es eficaz a la hora de combatir la sequedad presente en las capas de la epidermis, también puede ser tremendamente útil contra los problemas de la piel grasa.

Esto es debido a que el gel de áloe vera penetra en la epidermis sin dejar una incómoda o molesta película grasa. Y no solo eso: también va mucho más allá, de manera que tiene una acción astringente, de forma que puede cerrar los poros y optimizar el matiz de la piel.

Debido a ello, independientemente del tipo de piel que tengamos, el áloe vera es muy respetuoso, suave y eficaz, de forma que las personas con la piel sensible o delicada también pueden usarla sin riesgo, todo ello gracias a sus cualidades calmantes y antiinflamatorias.

Lee también: Aloe Vera: todos sus beneficios para la cara

También es muy útil para la piel seca al brindar una hidratación profunda

El áloe vera es muy conocido por una de sus mayores cualidades: por penetrar fácil y rápidamente en la epidermis, de forma muy sencilla. Si bien es cierto que muchas cremas y productos cosméticos dan la impresión de hidratar la piel, ningún producto puede igualar las cualidades proporcionadas por este ingrediente natural.

Es especialmente útil en pieles secas y deshidratadas, ya que es capaz de penetrar en profundidad en las distintas capas cutáneas sin dejar una marca aceitosa o pegajosa en la piel, hidratando todas las capas que componen la piel.

De hecho, el gel de áloe vera se caracteriza por estar muy concentrado en agua, y también proporciona beneficios humectantes, de manera que esta cualidad le permite penetrar todas las capas de la epidermis con muchísima facilidad.

Además, las vitaminas que contiene promueven una mejor circulación sanguínea, nutren las células y tensan los tejidos a la par que suavizan la piel. De ahí que, además de hidratar la piel seca, le confiere el beneficio de sus efectos nutritivos, reparadores y nutritivos.

Beneficios del áloe vera en la piel

Trata la irritación y ayuda a la curación

El áloe vera tiene una acción cicatrizante y calmante, especialmente en heridas leves o pequeñas, ya que estimula el sistema inmunológico y favorece una mejor cicatrización en caso de infección.

No en vano, diferentes estudios han demostrado que esta planta tiene propiedades antiinflamatorias que mejoran el proceso de curación de la piel. Además, también tiene propiedades antibacterianas, de ahí que sea útil en la prevención y tratamiento de muy diferentes afecciones cutáneas.

Es igualmente común el uso del gel como aplicación local para el tratamiento de la psoriasis y el eccema. Mientras que, al ser hidratante, humectante y emoliente, es de bastante ayuda para suavizar la piel irritada e inflamada, calmándola al máximo.

Otros estudios han mostrado que el gel que encontramos en la planta ayuda a combatir la aparición de bacterias e infecciones cutáneas, y es un poderoso agente calmante contra la picazón y todas las formas de enrojecimiento.

Calma las quemaduras leves (y las picaduras)

Las propiedades calmantes y regeneradoras han demostrado ser enormemente efectivas en el tratamiento de una amplia variedad de quemaduras, en especial las quemaduras solares, que son las producidas por una exposición solar excesiva (especialmente sin la debida protección).

Es más, además de calmar el dolor producido por la quemadura, ayuda a que la piel se recupere y sane muchísimo más rápido, al brindar un agradable efecto refrescante, que sin duda alguna resulta increíblemente útil en esos momentos.

¿Sabías que también sus sus propiedades son muy efectivas contra las picaduras de insectos? Sus cualidades antiinflamatorias reducen significativamente la picazón, y cura la piel. De ahí que, después de una aplicación regular, los síntomas asociados a las picaduras tiendan a desaparecer de forma mucho más rápida.

Conoce además: Aloe vera para el acné ¿Puede ayudar?

Un remedio natural contra el acné

Gracias a su efecto hidratante, cicatrizante, antiinflamatorio y regenerador, el áloe vera es sumamente recomendable en caso de acné, un problema muy común en quienes tienden a tener la piel grasa (o muy grasa).

Ya sea en forma de crema o de gel puro, muchos dermatólogos aconsejan aplicarlo directamente sobre el rostro limpio tanto por la mañana como por la noche como opción natural para reducir los brotes de acné.

Cómo usar el áloe vera en la piel

Lo cierto es que existen diferentes opciones a la hora de poder aprovecharnos de las propiedades del áloe vera: ya sea en forma de gel o de crema.

De hecho, el gel puede ser aplicado directamente sobre la superficie de la piel, de la misma manera que lo hacemos con una crema de día o de noche, o con diferentes aceites vegetales, como podría ser el caso del aceite de coco.

Lo cierto es que es particularmente eficaz para el área del contorno de los ojos, ya que gracias a sus cualidades antiinflamatorias, hidratantes y refrescantes, es de mucha ayuda para reducir ojeras y la hinchazón.

Pero en mi caso te recomiendo optar por una buena crema facial con áloe vera. En este sentido, a mi me encanta la crema facial de áloe vera de Nezeni Cosmetics, por una amplia variedad de motivos.

Por ejemplo, contiene una formulación exclusiva basada solo en ingredientes naturales de la más alta calidad, muy bajos conservantes, y porque combina el uso del áloe vera con otros ingredientes que refuerzan sus cualidades emolientes, hidratantes, humectantes y calmantes.

Por lo que si después de descubrir todas las propiedades del áloe vera para la piel, deseas animarte a disfrutar de sus cualidades, lo ideal es encontrar un buen producto con una alta concentración de áloe. Tu piel lo agradecerá.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar