Cómo desmaquillarte los ojos correctamente

Aunque irse a la cama sin desmaquillarse puede ocurrir de vez en cuando, si no lo haces de forma correcta cada día es posible acabar con muchos problemas en la piel, así como un riesgo mayor de sufrir enrojecimiento, inflamación e irritaciones. Por ello, te explicamos cómo desmaquillarte los ojos correctamente. Cansancio, pereza… son muchas […]

Aunque irse a la cama sin desmaquillarse puede ocurrir de vez en cuando, si no lo haces de forma correcta cada día es posible acabar con muchos problemas en la piel, así como un riesgo mayor de sufrir enrojecimiento, inflamación e irritaciones. Por ello, te explicamos cómo desmaquillarte los ojos correctamente.

Cansancio, pereza… son muchas las razones por las que puedes irte a la cama sin desmaquillarte. De vez en cuando no tiene por qué ser gran cosa, pero cuando esta pereza se vuelve en una costumbre, sí puede acabar volviéndose problemático.

Qué productos debes usar

La zona de los ojos es especialmente frágil, y de no usar los productos adecuados para desmaquillar esta área tan delicada, puede acabar suponiendo un auténtico ataque a la piel, principalmente los párpados y las pestañas.

Por este motivo, es esencial invertir en un buen desmaquillante para los ojos, optando por fórmulas elaboradas con ingredientes naturales, que proporcionen suavidad, calma y relajación, proporcionando además limpieza.

El agua micelar, por ejemplo, puede ser una opción excelente. De hecho, suele caracterizarse por ser útil para desmaquillar ligeramente, sobre todo en aquellos casos en los que el maquillaje no es muy excesivo, ni se ha usado algún cosmético resistente al agua.

Al igual que la manteca, el aceite o los desmaquillantes bifásicos. Este último producto contiene una fase acuosa y una fase oleosa, que combinados entre sí ayuda en el proceso de desmaquillaje. Especialmente en el caso de maquillajes impermeables.

Descubre: Los mejores desmaquillantes de ojos

Cómo debes desmaquillarte los ojos: algunos consejos a tener en cuenta

Escoge un buen desmaquillante

Teniendo en cuenta que el área de los ojos es verdaderamente tan delicada, lo que debes procurar siempre es optar por productos con fórmulas naturales, hipoalergénicas, que no contengan alcohol ni perfumes.

Y que, además, sean capaces de respetar el pH del lagrimal. Esto es aún más importante, dado que ayudará a evitar irritaciones y problemas oculares.

Opta siempre por realizar movimientos circulares

Como ocurre con el resto del rostro, no es adecuado remover el maquillaje frotando el disco o la almohadilla de algodón, ya que podrías correr el riesgo de originar la rotura de las fibras de elastina y de colágeno, esenciales para mantener la piel firme, tersa y joven.

Además, si lo haces con mucha presión es posible irritar los ojos por dentro, con el riesgo que ello supone.

¿Lo mejor? Para quitar correctamente el maquillaje de los ojos es esencial realizar movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj. Esto no solo será de mucha utilidad para evitar irritaciones, sino que activará la circulación sanguínea. De esta manera, reducirás el riesgo de ojos hinchados.

Retira el rímel con la ayuda de un algodón suave

¿Sabías que el rímel es uno de los productos de maquillaje más difíciles de remover y eliminar? Esto es debido a que, a menudo, tiende a ser resistente al agua, por lo que se adhiere a las pestañas, pudiendo causar la pérdida prematura de las mismas a medida que pasa el tiempo.

Precisamente, para evitar que las pestañas se debiliten, es conveniente usar un algodón lo más suave posible. Y no restregar ni frotar demasiado.

Lo aconsejable, por ejemplo, es usar un poco de agua micelar o leche limpiadora, empapando bien el algodón, pero sin usarlo en exceso para evitar que el producto fluya hacia los ojos.          Luego, se debe retirar el producto mediante un gesto que vaya de arriba hacia abajo de las pestañas.

Eso sí, en caso de que se trate de máscara impermeable (resistente al agua), lo ideal es optar por un desmaquillador a base de aceite.

No te pierdas: Cómo hacer un desmaquillante de ojos casero

Elimina las marcas de lápiz con un hisopo (bastoncillo) de algodón

Como ocurre con el rímel, la línea del lápiz también puede convertirse en un producto de maquillaje difícil de quitar, ya que suele dejar huellas.

Para retirarlo de forma eficaz, pero sin causar estragos en esta área tan delicada, puedes probar a empapar un bastoncillo de algodón con un poco de agua micelar o leche limpiadora, y borrar la línea siguiendo el contorno.

Cómo desmaquillarte los ojos

Cómo debes desmaquillarse los ojos paso a paso

Aunque los pasos a seguir dependerán del tipo de maquillaje que te hayas aplicado (impermeable, de larga duración…) y del área en concreto, en la mayoría de las ocasiones basta con seguir los pasos que te proponemos a continuación.

Solo debes humedecer bien un algodón (puede ser tanto una bolita como un disco de algodón) en el producto desmaquillante favorito.

Este paso es importante, ya que ayudará a limitar la irritación de un área tan delicada, dado que el algodón seco tiende a ser irritante en sí mismo. Y evitará, además, que algún resto de fibra pueda entrar en el ojo.

Seguidamente, deja el algodón sobre el ojo a desmaquillar, dejando actuar el producto durante algunos minutos. Recuerda que no es conveniente frotar, ni arrastrar. Solo debes deslizar con suavidad el disco de algodón, hasta que salga limpio.

Pero es necesario hacerlo correctamente. Esto significa que debes desmaquillar desde dentro hacia fuera, en lugar de hacerlo al revés, ya que, en caso contrario, las bacterias pueden acabar entrando en el ojo.

Además, es muy aconsejable utilizar un algodón para cada ojo. Esto evitará que las distintas impurezas que hayas podido recoger se terminen transfiriendo de uno a otro.

Una vez que los ojos se hayan limpiado correctamente, no olvides continuar con tu rutina de cuidado de la piel. En estos casos, además, es particularmente importante refrescar e hidratar el área, lo que ayudará a mantenerla perfectamente suave y hermosa.

Los riesgos de no desmaquillarse los ojos correctamente

No quitarse el maquillaje antes de irte a dormir puede terminar dañando la piel. Pero, ¿cuáles son los riesgos de no hacerlo correctamente?

Obstrucción y taponamiento de los poros

Efectivamente, irte a la cama con el maquillaje puesto, y las impurezas, la suciedad y el exceso de sebo acumulados durante todo el día, no se convierte en algo muy saludable ni adecuado para la piel.

Si, además, le sumamos la acumulación de células muertas, el maquillaje terminará obstruyendo los poros. Debido a ello, la piel se enrojece, se inflama y libera aún más sebo, lo que provocará la formación de espinillas y puntos negros.

No solo eso: los poros también se volverán más visibles, por lo que pueden terminar siendo aún más molestos, sobre todo a simple vista. Y el problema puede volverse aún más serio en quienes tienen la piel sensible o delicada, o con cierta propensión al acné.

Conoce también: Cómo desmaquillar las pestañas

Piel opaca y seca

Por un lado, el maquillaje evitará la renovación celular de la piel. Esto causa que la tez se vuelva lentamente grisácea.

En general, el maquillaje puede absorber parte de la hidratación natural de la piel, especialmente en aquellas áreas donde esta es algo más frágil y delgada, como ocurre precisamente con el contorno de los ojos y con los propios labios en sí.

Debido a ello, estas áreas terminan secándose poco a poco. Y aunque sigas posteriormente una determinada rutina de cuidado de la piel, si el maquillaje no lo retiras completamente esto evitará que los productos usados para el cuidado facial penetren en la piel, y actúen como es debido.

Riesgo de infección ocular

Si remover incorrecta o completamente el maquillaje del rostro puede ser un problema, el riesgo es aún mayor cuando no te quieras el maquillaje de la zona de los ojos.

Esto es debido a que caerán pequeñas partículas de lápiz, rímel y cualquier otro producto de maquillaje sobre los ojos, pudiendo incluso llegar a acumularse dentro de los párpados.

De forma que la acumulación de todos estos elementos (que el cuerpo identifica como cuerpos extraños) genera irritación, que al final puede acabar convirtiéndose en una peligrosa infección.

Pestañas más finas y quebradizas

Por otro lado, no quitarse el maquillaje de las pestañas puede generar mucha pesadez, de manera que las secarán y provocarán su caída prematura.

Además, las distintas partículas de rímel pequeñas también obstruirán los folículos de las pestañas, lo que impedirán que crezcan correctamente.

Opta por la doble limpieza

Si deseas conseguir un resultado tan completo como impecable, es preferible usar la doble limpieza. Esto implica el uso, en primer lugar, de una manteca o un aceite limpiador, y continuar con tu agua micelar favorita.

Eso sí, en caso de que uses un desmaquillante bifásico, dado que ya contiene una fase acuosa y otra oleosa, lo único que debes hacer es realizar varias pasadas con diferentes algodones. Así, sucesivamente, hasta que queden limpios.

¿Te ha gustado nuestra guía sobre cómo desmaquillarte los ojos correctamente? Es esencial seguir los pasos adecuados para evitar problemas innecesarios.

También te puede interesar