Cómo hacer una crema de aloe vera

El áloe vera es una planta originaria de las regiones cálidas, que tiene muchísimas virtudes, especialmente cuando lo aplicamos en forma de gel puro o crema sobre la piel. Si deseas aprender a usarla en casa, te explicamos en esta ocasión cómo hacer una crema de áloe vera fácilmente. Aunque originaria de Sudáfrica, hoy en […]

El áloe vera es una planta originaria de las regiones cálidas, que tiene muchísimas virtudes, especialmente cuando lo aplicamos en forma de gel puro o crema sobre la piel. Si deseas aprender a usarla en casa, te explicamos en esta ocasión cómo hacer una crema de áloe vera fácilmente.

Aunque originaria de Sudáfrica, hoy en día la encontramos cultivada en muchas partes del mundo, desde España hasta México, pasando también por el sur de Estados Unidos y por distintas partes del Mediterráneo.

No en vano, su cultivo es enormemente común en las Islas Canarias, de donde proceden muchos de sus productos derivados actualmente, como por ejemplo es el caso del tradicional gel de áloe vera.

Fácil de cultivar, esta planta suculenta se ha convertido en pocos años en un remedio para la piel enormemente popular. Concretamente, se viene utilizando desde hace milenios, principalmente por sus diferentes beneficios curativos, preventivos y terapéuticos.

¿Qué beneficios nos ofrece hacer nuestra propia crema de áloe vera casera?

Debemos recordar que el aloe vera es muy rico en nutrientes, especial vitaminas, minerales, antioxidantes y aminoácidos. De ahí que el gel de áloe vera sea una opción especialmente apreciada por sus propiedades suavizantes.

Puede ser aplicado externamente sobre quemaduras, picaduras y otras irritaciones dolorosas, incómodas y molestas de la piel, gracias sobre todo a su efecto calmante, antiinflamatorio y cicatrizante. De ahí que sea una opción ideal para pieles sensibles y delicadas.

Pero, especialmente, destaca -y es muy conocido- por sus cualidades hidratantes y humectantes, motivo por el cual es una opción excelente para pieles secas y deshidratadas, que precisen de un extra de hidratación.

También es muy interesante en caso de tener la piel grasa o con tendencia al acné. Esto es debido a que, por sus cualidades astringentes, ayuda a reducir los poros dilatados, por lo que se evita una acumulación excesiva de exceso de sebo, impurezas y suciedad.

Gracias a este efecto, también se consigue disminuir el riesgo de formación de brotes de acné, además de puntos negros y espinillas, ya que la piel se encuentra mucho más limpia y exfoliada, por la presencia de ácido salicílico en su composición.

Pero, a pesar de todos estos beneficios, debemos tener en cuenta algo imprescindible: una crema casera nunca tenderá a ser tan eficaz y efectiva como una fórmula desarrollada por una marca con experiencia.

Por lo que, en todo caso, lo preferible es combinar el uso y la aplicación de una crema casera con otra opción desarrollada por una empresa de cosméticos y productos para el cuidado de la piel. Y la crema facial de áloe vera de Nezeni Cosmetics se convierte, casi sin dudarlo, en una de las mejores opciones.

¿Sabes por qué? Porque contiene una formulación basada principalmente en la inclusión de ingredientes naturales, de la más alta calidad, y en altas concentraciones, no contiene parabenos ni sustancias tóxicas, y, además, posee un bajo nivel de conservantes.

Pero hay algo mejor: combina áloe vera en concentraciones elevadas con otros ingredientes activos muy interesantes, como la betaina, escualano, aceites vegetales, y vitamina E, que, además, destaca por su potente actividad antioxidante.

Una vez dicho esto, y recordado la importancia de combinar ambos productos (el casero y el profesional, de mayor calidad y eficacia), podemos proceder a aprender a hacer nuestra crema casera de áloe vera. Toma nota.

No te pierdas: Las mejores cremas con aloe vera

Receta de crema de áloe vera casera

Empezamos en esta ocasión con una receta básica, con la que aprenderemos a elaborar nuestra crema de áloe vera casera, pero utilizando para ello únicamente tres ingredientes.

Ingredientes:

  • 40 ml de gel de áloe vera
  • 2 gotas de vitamina E
  • 1 cucharada de aceite de almendras dulces

Elaboración:

Introducimos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y combinamos muy bien los ingredientes con la ayuda de un batidor de varillas. Continuamos batiendo hasta obtener una textura lo más suave y cremosa posible.

Ahora vertemos la mezcla en un frasco vacío, lo cerramos y lo conservamos en la nevera, donde podrá mantenerse durante un mes (aproximadamente).

Receta de crema facial de áloe vera altamente hidratante

En esta ocasión, a diferencia de la receta anterior, sustituimos el aceite de almendras dulces por aceite de jojoba, altamente nutritivo y que proporciona un plus de hidratación, y añadimos aceite esencial de lavanda, para brindar un aroma muy relajante.

Ingredientes:

  • 40 ml de áloe vera
  • 10 ml de aceite de jojoba
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda

Elaboración:

Comenzamos añadiendo todos los ingredientes al interior de un frasco pequeño. Seguidamente, batimos muy bien con la ayuda de un batidor de varillas, batiendo constantemente hasta que se consiga una combinación suave y homogénea.

Conservamos en la nevera, donde se mantendrá muy bien durante 2 meses.

Receta de crema de áloe vera

Receta de crema de áloe vera ideal para pieles secas

Ingredientes:

  • 8 g de gel de áloe vera
  • 23 g de hidrosol de lavanda
  • 7 g de aceite de jojoba
  • 5 g de aceite de argán
  • 5 g de aceite de onagra
  • 3 g de cera de abejas
  • 20 gotas de aceite esencial de lavanda

Elaboración:

En un recipiente resistente al calor, añadimos los aceites vegetales y la cera de abejas, lo colocamos al baño María, a fuego lento, y dejamos que la cera se disuelva durante algunos minutos.

Mientras tanto, vertemos el hidrosol y el gel de áloe vera en un cuenco grande. Cuando la cera se haya derretido por completo, retiramos del fuego y reservamos.

Cuando la temperatura haya alcanzado los 50 ºC, procedemos a verter la mezcla de hidrosol y áloe vera en la mezcla de aceites esenciales y cera de abejas. Luego, procedemos a mezclar con una ayuda de un mini batidor.

Mezclamos muy bien hasta que la preparación se aclare y adquiera una tonalidad algo turbia. Como comprobarás, poco a poco obtendrá una consistencia de crema.

Justo en este momento añadimos el aceite esencial de lavanda, y continuamos mezclando un poco más.

Vertemos ahora la crema en un frasco de vidrio después de haberlo limpiado bien, y dejamos que se enfríe. Una vez frío completamente, mantenemos en la nevera, alejada de la luz y del calor, donde se conservará durante al menos 3 meses.

Conoce también: Todas las propiedades del aloe vera para la piel

Receta de crema de áloe vera con aceite de coco

Los beneficios del aceite de coco son también tremendamente interesantes para la piel, incluso casi similares a los del gel de ´áloe vera. Y es que, además de hidratación, también calma las irritaciones y suaviza la piel y las arrugas. Es más, actúa como un gran humectante.

Ingredientes:

  • ¼ taza de gel de áloe vera
  • ¼ taza de aceite de coco
  • 5 gotas de aceite esencial de manzanilla

Elaboración:

Dado que el aceite de coco estará sólido, es preferible calentarlo ligeramente con la finalidad de que se vuelva líquido. Una vez hecho esto, dejamos que se enfríe un poco (pero no lo suficiente como para que vuelva a estar en estado sólido).

Seguidamente, vertemos los 3 ingredientes en una batidora eléctrica, y continuamos batiendo durante 2 minutos, hasta que los ingredientes se combinen y mezclen entre sí, y adquiera una consistencia de crema.

Para un uso posterior, colocamos la mezcla en un frasco bien cerrado, que podremos conservar en un lugar fresco, preferiblemente en la nevera.

Lee además: Aloe vera para el acné ¿Puede ayudar?

Otras combinaciones interesantes

Aunque las recetas que te hemos mencionado anteriormente son recetas básicas, lo que significa que se pueden hacer fácilmente y que, además, son ideales para cualquier tipo de piel, también es posible escoger distintos ingredientes en función de las necesidades que tengamos.

De esta manera, puedes elaborar tu crema escogiendo por ti misma los ingredientes que más te interesen:

Escogiendo el aceite vegetal:

  • Para pieles sensibles: 1 cucharada de aceite vegetal de caléndula
  • Para pieles normales y mixtas: 1 cucharada de aceite vegetal de jojoba
  • Para pieles grasas: 1 cucharada de aceite de semilla de uva o de avellana
  • Para pieles secas o deshidratadas: 1 cucharada de aceite vegetal de onagra, argán o almendras dulces

En función de la edad:

  • A los 30 años: 1 cucharada de aceite vegetal de semilla de albaricoque
  • A los 40 años: 1 cucharada de aceite vegetal de ciruela
  • A los 50 años: 1 cucharada de aceite vegetal de onagra o borraja
  • A partir de los 6o años: 1 cucharada de aceite vegetal de argán

Cuando la piel está arrugada, madura o muy grasa:

  • A los 30-40 años: 1 cucharada de aceite vegetal de arándano
  • A los 50-60 años: 1 cucharada de aceite vegetal de semilla de uva

Una vez atendamos a estas cantidades, en función del tipo de piel o de las necesidades particulares que tengamos, podremos pasar el siguiente paso: cómo hacer una crema de áloe vera fácilmente.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar