La otitis
0 votos

La otitis

 

La otitis es una enfermedad muy común tanto en niños como adultos, pero no se les toma el peso necesario, si bien no es grave, si no es tratada de manera rigurosa pueden haber consecuencias posteriores que a la larga terminarían en el quirófano. Pero para que eso no pase tenemos que saber algo más de ella. Hoy les entrego información acerca de esta enfermedad para que sepan a que se enfrentan al momento de contraerla.

La otitis generalizada es la inflamación del oído con posterior infección de él. hay dos tipos de otitis, la otitis media y la otitis externa; ambas con características en común pero en ningún termino iguales.

La otitis media es la inflamación de los espacios del oído medio, es mucho más frecuente en niños que en adultos y en una parte de los casos proviene de una infección en la garganta mal cuidada, pues el oído y la garganta están conectados a través de la membrana de Eustaquio. La otitis media puede llegar a convertirse en un trastorno serio, ya que tanto en niños como adultos el mal tratamiento de este puede llegar a causar complicaciones tales como la meningitis o mastoiditis. Sus síntomas varían en niños como en adultos. En niños se manifiesta con llantos, irritabilidad, vómitos, fiebre, y supuración por el oído. En adultos y adolescentes  se presentan dolores punzantes y muy fuertes que cesan al comenzar a supurar el oído, otros síntomas comunes son mareos, vómitos, fiebre y sensación de inestabilidad, estos síntomas pueden perdurar con el tiempo y convertirse en algo crónico si no son tratados de manera correcta produciendo pérdida parcial de la audición, supuración del oído (crónica), y dolor de oído también de manera crónica.

Lo más importante a la hora de percibir la aparición de estos síntomas es acudir inmediatamente al médico y si es necesario al otorrino; el tratamiento consiste básicamente en medicamentos antinflamatorios, que reducirán tanto la fiebre como la hinchazón del oído produciendo una baja consistente en el dolor; y también medicamentos antibióticos para parar la infección tales como la amoxicilina  y gotas para los oídos las que deben ser puestas de lado para que el oído absorba las gotas y que no se pierdan en el algodón.

La otitis externa (oído de nadador) por otro lado es una infección del oído externo y del canal auditivo, esta puede ser provocada por diferentes tipos de bacterias u hongos. Sus síntomas varían desde la picazón en la parte externa del oído, dolor en el oído al moverlos por ejemplo cuando mastica la comida,etc. También salida de pus del oído, picazón extrema en las partes externas del oído, sentir los oídos taponeados, etc. Sus causas son variadas por ejemplo si se toman muchas duchas o se nada con frecuencia el agua limpia sus oídos de la cera o cerumen necesaria para la protección del oído dejándolo como presa fácil al crecimiento de hongos o bacterias, limpiar con frecuencia sus oídos con cotones o lastimar la piel dentro de ellos por la misma razón. Su tratamiento es mucho más simple, se drena el oido (en caso necesario) del liquido que pueda haber o pus, y se usan gotitas para el oido por un periodo corto, en caso de dolor, se pueden utilizar clamantes suaves para aliviar las molestias.

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

2 Comentarios

  1. bellakala dijo...

    los comentarios ya lo he hecho en la publicación que habeis mandado al face. Pero igual los copio por aqui.
    Llevo tres semanas con otitis, en principio se manifestó como una inflamación externa casi indolora, por lo que el tratamiento que me pusieron fue amoxicilina, pero a medida que pasaban los dias, se me fué inflamando el oido interno hasta llegar al punto de no oir prácticamente. Entonces cambiaron el tratamiento de pastillas a gotas… las gotas no fueron de mucho efecto, ya que sentía el oido como supuraba pero no salia supuración, se quedaba dentro y el efecto era peor, pienso. Tuve que remitirme a urgencias y allí el médico me prescribió uno antibióticos orales, mucho mas fuertes, durante diez o, como dijo el doctor, veinte dias, ya que lo tenía bastante fastidiado y unas gotas nasales para limpiar el conducto. El fin de semana pasado los fluidos y la supuración eran intensos, llegando a supurar sangre. Hoy, jueves, ya estoy mejor..tomo anti inflamatorios, ibuprofeno, y sigo con el tratamiento de antibioticos. Creo que está mejor porque, ya no supura tanto y en el algodón salen los restos de supuración purulenta densa, ya no tan líquida, por lo que me hace pensar que, al menos, el efecto del ibuprofeno, ha cumplido su cometido, abriendo el paso de la zona afectada a los fluidos de supuración líquida y dejando el oído interno mas limpio. Ya no sale sangrasa ni restos de ella. La sensación de sordera cada vez es menor y la inflamación ha bajado, considerablemente, en la zona exterior trasera del lóbulo.
    Un saludo.